relato de viaje en MAGELLAN de Lisboa
Con este viaje de cuatro días a la capital de Portugal en 2012 comenzó el proyecto que hoy (2019) ve la luz en este espacio.

 

El destino que dio paso al nacimiento de La Cápsula Viajera; Lisboa. Mi primera escapada en solitario que inspiró un relato de viaje en MAGELLAN (revista viajera) que se publicó en su número 40. Una publicación con la que se culmina un viaje que lleva por título “Sobre ruedas“.

4 días me esperaban en la capital de Portugal y nada me hacía pensar que esa escapada se iba a convertir en algo más“. Así comienza mi relato, la historia de un viaje con la que inició un sueño.

 

Con “Sobre ruedas” el relato de viaje en MAGELLAN comenzó el proyecto de La Cápsula Viajera

 

revista de viaje en MAGELLAN, Lisboa

Lisboa fue el lugar que sin haberlo previsto guarda un lugar especial en mi corazón. Con este viaje de cuatro días a la capital de Portugal en 2012 comenzó el proyecto que hoy (2019) ve la luz en este espacio.

Con este viaje, inició una gran aventura de emprendimiento digital que aún continúa.

Fue un destino que preparé y cuidé minuciosamente. Cuando lo titulé “Sobre ruedas” es porque en Lisboa cumplí lo que plasmé en el papel. En mi primera visita a Portugal llevé a cabo todo lo que había planificado y además, ¡me sorprendió!

 

 

Todo comenzó tras ver un vídeo en youtube en el que conocía el Museo da Marioneta y, desde ese momento, viví con un especial interés en acudir a él. ¡Lo cumplí!

Conocer este museo fue el motor que me condujo a Lisboa y una vez en la ciudad, el resto fue todo una sorpresa, lo que convirtió a la experiencia en un relato de viaje en MAGELLAN.

 

 

Las sorpresas vinieron desde el principio, en el alojamiento (Lisbon Poets Hostel) que se encontraba en Chiado, conocido por ser el barrio de los poetas y como “poetisa amateur” no iba a dejar pasar la oportunidad de alojarme en el edificio en el que se encuentra la cafetería más emblemática de la capital lisboeta, Café A Brasileira (1905) y enfrente la estatua del poeta Fernando Pessoa.

 

 

No contaba tampoco con ver una obra de teatro en portugués. Y es que, ojeando una guía cultural en el hostel descubrí que el Teatro Nacional Sao Carlos se celebraba un festival de teatro y ni corta ni perezosa en el teatro me planté y de un buen espectáculo disfruté.

Y así, dejándome sorprender y dándome permiso para hacerlo es como me enamoré. De esta manera construí un relato desde MAGELLAN decidieron publicar. De esta forma mi experiencia en Lisboa podrá llegar a un público más numeroso.

 

 

¡GRACIAS!

Lee la revista completa aquí

 

Comparte en redes sociales