crucero de vela made in spain, sea cloud spirit
Al Sea Cloud Spirit aún le quedan 5 meses para estar a punto pero ya podemos saber que  en él se podrán alojar unos 135 pasajeros en 69 camarotes exteriores y que además dispondrá de una capacidad para 95 tripulantes
Comparte en redes sociales
  • 3
    Shares

 

El pasado 27 de octubre salió a flote por segunda vez un crucero de vela made in Spain, pero no se trata de uno cualquiera no, se trata del “Sea Cloud Spirit”, el segundo crucero más grande del mundo cuya construcción realizó Metalships & Drops en Vigo. Un barco con 136 metros de eslora, 17,20 metros de manga y 5,65 de calado.

Esta noticia naútica viene muy al hilo de las circunstancias que ocurrirán mañana (19 de noviembre) para Isa Ruiz, representante de La Cápsula Viajera, ya que la invitaron a asistir a la recepción en Málaga del Crucero Sky Princess que atracará este día en el Puerto de la ciudad (tendréis más información en instagram stories).

 

El Sea Cloud Spirit, el segundo crucero más grande del mundo, es un crucero de velas MADE IN SPAIN (construído en España)

 

El Sea Cloud Spirit, propiedad de la armadora alemana Hansa Treuhand, es un buque goleta de tres mástiles capaz de desplegar una superficie vélica de 4.100 m2 que se respaldarán por un sistema de propulsión diésel-eléctrico con una potencia de 3.400 kw.

A este crucero de vela made in Spain aún le quedan 5 meses por delante en los que tendrá que armarse completamente, pero ya podemos saber que  en él se podrán alojar unos 135 pasajeros en 69 camarotes exteriores. También tendrá capacidad para que 95 tripulantes puedan instalarse en el barco.

 


 

La construcción del barco se contrató en 2008 por la Factoría Naval de Marín sobre un proyecto del ingeniero naval Iñigo Echenique. Un proyecto al que la crisis financiera mundial y su especial incidencia en España dio de lleno al astillero gallego, lo que obligó a paralizar la continuidad del armamento del buque.

Para superar dicha situación, el buque pasó a manos de Bankia, su acreedor hipotecario, y en 2014 lo compró Nodosa, como una apuesta de futuro para intentar terminarlo.

Al comprarlo, como fecha tope el 30 de junio de 2015 para dejar libre la grada, para posteriormente remolcarlo a Vigo. Hace tres años (2016), Metalships aseguró la financiación que permitió seguir adelante con su construcción.

La empresa se encuentra actualmente planificando las primeras rutas que harán que el Sea Cloud Spirit tenga un rumbo. Se espera que desde agosto a diciembre de 2020 el barco ya esté disponible.

 

 

¿Qué te pareció el artículo?